Obesidad y reproducción

Europa, según ha alertado la Organización Mundial de la Salud (OMS), se enfrentará en 2030 a una crisis de obesidad “de enormes proporciones”, y el panorama no pinta mucho mejor. Las proyecciones estiman que dentro de 15 años seis de cada diez mujeres y siete de cada diez hombres tendrán sobrepeso.

El informe sitúa a España entre los países donde se espera un incremento importante de estos problemas, con aproximadamente un 30% de obesidad (hombres, 36%; mujeres, 21%) y un 70% de sobrepeso (hombres, 80%; mujeres, 58%).

La obesidad incrementa la morbilidad y la mortalidad, como resultado de distintas patologías asociadas, como las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares o la diabetes y se asocia a alteraciones menstruales, infertilidad, aborto y complicaciones gestacionales.

Se ha descrito un retraso en la concepción espontánea del embarazo, principalmente por causa ovulatoria. Incluso en las mujeres con ciclos regulares la probabilidad de  embarazo acumulado se reduce un 5 % por cada unidad de IMC que sobrepase los 29 kgr/m2.

La respuesta ovárica en los tratamientos de baja complejidad (coito dirigido, IAC) es menor. A pesar de ello es controvertido el efecto sobre las tasas de gestación.

En los tratamientos de Fecundación In Vitro, se requieren mayores dosis de medicación, debida a una mayor resistencia a la misma, se observa una mayor asincronía en el desarrollo folicular y mayores tasas de cancelación. En  relación a los resultados gestacionales en pacientes obesas, a pesar de las controversias, estudios recientes presentan una reducción de las tasas de implantación y de gestación y  los estudios epidemiológicos demuestran el incremento de la posibilidad de no conseguir una gestación conforme se eleva el índice masa corporal.

La obesidad parece estar relacionada con una fertilidad más baja, con unas tasas menores de implantación y gestación, un incremento de en las tasas de abortos bioquímicos y clínicos y una mayor tasa de complicaciones gestacionales en el segundo y tercer trimestre.

La pérdida de un 10% del peso en una paciente obesa, mejora significativamente la ovulación espontánea y la probabilidad de conseguir una gestación.

Por todo ello debemos transmitir a nuestras pacientes la necesidad de perder peso para mejorar su salud en general y sus parámetros reproductivos en  particular. Sin embargo somos conscientes de la dificultad, en muchas ocasiones, para conseguirlo y no podemos excluir a las pacientes de los programas de reproducción asistida por ello.|

 

Dr. Miguel García Giménez
Dr. Miguel García Giménez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza. Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital de Donostia. Doctor en Medicina por la Universidad de Zaragoza.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *