No es mi abuela, es mi madre!

Hace unos meses publiqué en este mismo blog una entrada http://blog.clinicazuatzu.com/reproduccion-asistida/poco-sentido-comun/, a propósito de la noticia de una pareja, en la india, de 70 y 79 años, que habían tenido un hijo mediante técnicas de reproducción asistida, y terminaba la entrada con este inocente párrafo:

“La legislación española no pone límites a la edad de los pacientes de reproducción asistida, y es el sentido común de los profesionales el que pone la frontera que no ha puesto la ley. Probablemente la norma debería de ser más explícita para evitar la tentación de que algo así ocurra en nuestro país.”

Una vez más se demuestra que la ingenuidad no se cura con la edad.

Si releemos lo escrito en los medios, creo que  está casi todo dicho respecto a lo poco recomendable de un embarazo en esas edades. Nada recomendable desde el punto de vista de la salud de la madre, del niño, desde el punto psicológico, e incluso si pensamos en el futuro y en el bienestar del recién nacido o del futuro adolescente.

Por ello mi reflexión va por otro lado.

¿Dónde está la ética del profesional que lo ha propiciado?.

¿Creemos que es suficiente motivo para hacer algo, el que seamos técnicamente capaces  de llevarlo a cabo?. ¿Debemos de hacer algo, probablemente reprobable, porque si no, lo hará otro?

Desde luego, lo que no podemos hacer es jugar a ser Dios, y que nuestro miserable ego nos empuje a demostrar nuestro poder y nuestra grandeza.

Una de las primeras cosas que nos enseñan en la facultad es una premisa latina que dice “primum non nocere”, lo primero no hacer daño. Muchas veces el desempeño de la medicina conlleva riesgos que no siempre podemos evitar, pero, desde luego, no podemos hacerlo a conciencia, abusando de nuestra posición predominante,  sin pensar o sin responsabilizarnos de las consecuencias a corto o medio plazo de un acto irresponsable.

Dicho esto esperemos lo mejor  para la madre, la niña y su futuro.

Imagino que el posicionamiento de los medios y de los profesionales habrá hecho reflexionar a cualquier persona que pueda ver en estas pacientes  una oportunidad o un nicho de negocio. Si no es así, está claro que necesitaremos que el legislador intervenga…..y entonces nos quejaremos.

Dr. Miguel García Giménez
Dr. Miguel García Giménez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza. Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital de Donostia. Doctor en Medicina por la Universidad de Zaragoza.

1 comentario

  1. Verónica Jiménez

    Esta claro que hoy en día se tienen muy tarde los hijos y por eso algunas parejas para cuando quieren tener hijos necesitan tratamientos de reproducción asistida.
    Si es cierto que hoy en día la sociedad en la que vivimos ( ritmo de vida, trabajo, etc…) no te permite tener hijos cuando eres joven , mas que nada porque en muchas ocasiones ni siquiera te has independizado de casa de tus padres , a lo que debemos añadir el típico comentario de: primero disfrutar y luego ya tendré hijos. Obviamente disfrutaras más tiempo de tu “vida de soltero/a” pero luego también disfrutaras menos de la vida de tus hijos.
    Yo siempre he dicho que ni muy joven ni muy mayor, aunque hoy en día no este de moda el tenerlos joven , para mi sinceramente es lo mejor, para ti y para tus hijos.
    A veces hay cosas que se pueden hacer pero no se deben y eso esta en manos de los profesionales.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *