Hijos de la caspa

Para la imaginación no hay límites ni fronteras. Julio Verne se ha quedado en pañales y parece que todo es posible. La investigación sigue abriendo  ventanas al futuro y en esta ocasión se nos presenta,  a través de los trabajos de Carlos Simón, en Stamford, la posibilidad de conseguir óvulos y espermatozoides, provenientes de células de la piel. Esto abriría un mundo de posibilidades para las personas que ya no tienen, por edad o por otras causas, células germinales en su aparato reproductor. Así la menopausia o el fallo ovárico dejarían de ser una frontera.

Este futuro se antoja lejano…pero todo llegará, o no. Lamentablemente las investigaciones no siempre cumplen todas las expectativas, pero los grandes avances provienen de los pequeños pasos diarios.

Probablemente este deseo de transmitir nuestros genes a nuestra descendencia no sea igual de prioritario para todo el mundo, y para los colectivos que propugnan  la crianza colectiva en el seno de la tribu, esto les sonará a chino, y tienen razón. Hay muchos grupos de animales que crían así a sus  cachorros y probablemente estas personas se sienten más próximas a esos animales que al resto de los humanos.

Dicho todo esto la imaginación sigue funcionando. Para eso está.

El primer caso “documentado” de generación de un ser vivo a partir de material proveniente de otro ser vivo, se remonta a la Biblia. En ese caso no se utilizó piel,  ni se fabricaron células germinales. Fue un poco más tosco.  Costilla. Igual estamos equivocados trabajando con la piel y es mejor la costilla. A mi particularmente me suele gustar  más la costilla que la piel.

El problema es que si antes tenías que tener cuidado de en donde te quedabas dormido, y que no te faltara una costilla al día siguiente, ahora el problema será mucho mayor. La caspa. Te dejas el abrigo levemente nevado en el cuello, en un guardarropa de discoteca….y te hacen un hijo, bueno peor, te hacen un clon. Ahora tendrás que asegurarte de que el podólogo te devuelva la exfoliación de tus callos y de que te firme un contrato por el que se compromete a no clonarte. Qué tiempos aquellos  cuando el mayor riesgo era dejar comida en el plato y que hubiera croquetas al día siguiente, Esto de la modernidad es un sin vivir.

Que mayor me estoy haciendo.

Dr. Miguel García Giménez
Dr. Miguel García Giménez
Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza. Especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital de Donostia. Doctor en Medicina por la Universidad de Zaragoza.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *